Uso de Lejía

La lejía es el desinfectante más utilizado para la limpieza de superficies, sobre todo en los servicios higiénicos. Es importante saber que su uso excesivo representa un riesgo para la salud.

La lejía se usa como principal limpiador, blanqueador y desinfectante. Su poder es derivado del hipoclorito de sodio, componente activo capaz de eliminar microorganismos y restos de materia orgánica. Sin embargo, su uso con demasiada frecuencia aumenta los riesgos de problemas respiratorios y puede generar alergias. Reducir el uso de lejía también es un beneficio para el medio ambiente.

La lejía se debe utilizar siempre diluida en agua, y existen también limpiadores con el mismo poder de desinfección que no generan tantos problemas de salud.

MITO….. El olor a lejía lo relacionamos a limpio, siempre creemos: Si huele a lejía está limpio. El olor a lejía nos genera más problemas de salud que alivios (dolores de cabeza, mareos, alergia, etc…).

*Remplaza el uso de lejía por un limpiador desinfectante con un olor neutro que permita a tu personal trabajar sin molestias.

Para mayor información, no dude en contactarnos

Deja una respuesta